Fundir en un lingote

Para analizar el oro dental de desecho, fundimos los diferentes elementos en una barra homogénea. Lo hacemos en un horno de inducción de vacío para garantizar la pureza óptima. Suciedad y residuos se eliminan con la introducción de un fundente. El residuo de esta fusión, llamada "escoria" (metal sponge), que se guardará durante tres meses. La razón es que en el caso de que existiera alguna incertidumbre se pueda solicitar un segundo análisis del material.